FANDOM


NueveDragones

Muro de los nueve dragones. Protegía de los malos espíritus la entrada de los palacios.

No se sabe con certeza cuándo la forma de vida de los cazadores-recolectores en China fue reemplazada por la agricultura, pero hacia el 6000 a.C. ya existían numerosos pueblos agrícolas en el norte del territorio. Su economía dependía del cultivo del mijo. En tanto, en el sur, las tierras se dedicaban al arroz, las castañas de agua y el ñame. Entre el cuarto y el tercer milenio a.C., la agricultura estable fue seguida por una organización social gradual.

Los comienzos de lo que podría denominarse la civilización china se remontan, aproximadamente, al año 3000 a.C. De esa época datan algunos restos que evidencian entierros fastuosos en China oriental, pertenecientes a una sociedad con divisiones claras entre ricos y pobres. Algunas construcciones amuralladas, la orfebrería y la cerámica fabricada en tornos, indican que entre el 2500 y el 1800 a.C. se habían construido ya algunas ciudades.

DinastíasEditar

Dinastía Shang (1500 - 1027 a.C.)Editar

Se estableció a orillas de Hoang-Ho, lugar propicio para la agricultura y la domesticación de animales, aparecieron los primeros asentamientos relevantes política y socialmente organizados, su gorbierno fue hereditario, absoluto y vitalicio. Pero con el tiempo llegaron tribus invasoras y fominaron el reino Chang. Sus tierras fueron invadidas y divididas en feudos.

Dinastía Chou (1027 - 249 a.C.)Editar

Esta dinastía duró 8 siglos durante las cuales fue tal el progreso intelectual que se considera como la edad de oro de la Filosofía China. Los filósofos que sobresalieron fueron Confucio, Lao-Tsé y Mo-Tsé. La sociedad Zhou tenía un sistema de clases parecido al de los Shang, con aristócratas y plebeyos, con el agregado de la clase esclava, controlaba la parte norte de China, dividió el vario estados. Cada uno estaba controlado por un gobernador local , que hacía cumplir la autoridad central. Pasado el tiempo, estos estados crecieron cada vez más independientes, y el poder de la dinastía se debilitó. En el año 771 a.C., una invasión extranjera forzó a los Zhou a abandonar su capital y trasladarse hacia el este, comenzando el periodo Zhou Oriental. Las ciudades crecieron, crando una clase comercial que usaba dinero en vez del trueque. La fabricación del bronce alcanzó un pico artístico y técnico. Finalmente este periodo terminó, cuando el gorbierno central perdió poder y se separó en siete grandes estados.

El Gran EmperadorEditar

El príncipe Cheng fue el gran unificador del imperio chino. En el año 221 a.C. subió al trono con el nombre de Shih Huang-ti ("Primer Emperador") y creó un régimen absolutista que perduró por más de veinte siglos.

El país fue dividido en provincias militares y se trazó una red de carreteras para el establecimiento de postas. Con el propósito de contener el avance de los hunos, mandó construir la Gran Muralla (Wan-li-ching) de 2400 km de largo, incluidas las fortificaciones levantadas por los Chou. Levantarla llevó varios siglos. Además de protegerlos, también fue una ruta de comunicación para el imperio. Miles de personas, en condiciones de esclavitud, trabajaron en su construcción; se cree que aproximadamente las tres cuartas partes del pueblo chino.

A él le siguió el imperio de la dinastía de los Han, uno de cuyos reyes emprendió la conquista de Turquestán, Mongolia y Corea. Fue el periodo de culminación cultural del imperio, durante el cual se desarrolló la cristalería y se inventó el papel, los relojes de agua y de sol, y multitud de juegos.

Armas y SedaEditar

Durante la dinastía Han, una de las industrias mas importantes fue la siderúrgica, que favoreció la fabricación de armas. Había 49 fundiciones estatales, con enormes altos hornos construidos con ladrillos termorresistentes. También se fabricaron artículos domésticos, la reja de arado fue mejorada y se favoreció a la agricultura.

Los chinos aumentaron el rendimiento de las tierras con los canales y diques que construyeron, para, respectivamente, irrigar y evitar inundaciones.

También durante el periodo Han, el trabajo en seda y laca alcanzó un nivel de habilidad técnica nunca antes logrado. La seda, que fue uno de los primeros productos con los que China se dio a conocer en Occidente, se vio beneficiada con la introducción de una máquina de hilar sofisticada. Las vasijas lacadas también mejoraron su calidad. La participación de varios artesanos (hasta 8) en su fabricación recuertan el sistema de división de trabajo aplicado a partir de la revolución industrial europea. Las vasijas más fastuosas fueron las que acompañaron las tumbas, como las de Mawangdui.